lunes, 6 de marzo de 2017

Cómo elegir el periquito adecuado (I) ¿Para qué lo quiero?

En ocasiones he recibido e-mails de gente que quiere adquirir un periquito y preguntando por alguno de los del blog o pidiendo opinión sobre qué les conviene ¿joven o adulto? ¿macho o hembra?

Ante esto, lo primero que hay que preguntarse es ¿para qué quieres al periquito?



Leído así, parece que en vez de animales estamos refiriéndonos a objetos, pero creo que así es como mejor se puede entender.

Tal vez nos sea más conocido cuando pensamos en los futuros dueños de un perro. Lo normal (bueno, lo ideal) es informarse bien sobre las características de las razas antes de decantarse por una.


Una persona responsable tiene en cuenta varios factores, como si el tamaño y carácter es adecuado para su estilo de vida, si se va a practicar alguna actividad deportiva en la que sean mejores ciertas características, o que pueda proporcionarle la actividad física y mental necesaria.


Con los periquitos es similar. No busca lo mismo un criador que selecciona mutaciones específicas a alguien que simplemente quiere disfrutar de unos pajaritos de colores. Sería absurdo gastarse un dineral en un campeón del mundo o importarlo de otro país porque tiene una mutación rarísima, para tenerlo en una jaulita en la terraza viendo cómo salta de barrote en barrote.



Voy a intentar simplificarlo a 3 grupos, enlazando cada uno a una entrada del blog, a ver en cual encajas según lo que buscas:


- El periquito mascota

- El periquito para el criador

- El periquito decorativo


No hay comentarios:

Publicar un comentario